Ricardo Monreal Avila*


¡QUE SEMANA!

Al periodista fresnillense Margarito Juárez, por el artero atentado intimidatorio del que fue objeto.

Hay semanas del año que salen de la normalidad estadística o perceptiva. No son propiamente emblemáticas, sino sintomáticas. Algo anuncian, algo informan, algo dicen. Si algún color las definiera, ese sería el negro, la ausencia de color. Esas semanas parecen años.

La semana pasada, la número 39 del año 2014, fue una de esas. Inició el lunes 22 de septiembre con el secuestro y asesinato del diputado federal del PRI, Gabriel Gómez Michel, y su asistente Heriberto Núñez Ramos, y concluyó el domingo 28 con la ejecución del secretario general del PAN en el estado de Guerrero, Braulio Zaragoza Maganda. Por si fuera poco, el peso se devaluó en dos días lo de dos años.

En el intermedio, la escala subió de tono: la cámara de diputados solicitó formal pero sigilosamente a la PGR seguridad personal para un diputado de izquierda que fue extorsionado y amenazado de muerte por un grupo delincuencial en Michoacán; la prensa internacional y nacional documentaron testimonial y gráficamente la ejecución extrajudicial colectiva (masacre) de 21 civiles detenidos en una bodega del municipio de Tlatlaya por parte de un batallón del ejército mexicano, y por la cual Sedena detuvo a 8 militares; 25 mil estudiantes del Politécnico marcharon contra un nuevo reglamento interno que amenaza su seguridad educativa, convocados a través de las redes sociales, a las que las autoridades del Poli confundieron con “fuerzas agitadoras ajenas a la institución” (calificativo similar tuvo Mubarak antes de su caída para los jóvenes de la “primavera árabe” movilizados en El Cairo a través de las redes); mientras el viernes por la noche y sábado en la madrugada, policías municipales de Iguala y civiles armados, en acciones diferentes, acribillaron a estudiantes normalistas de Ayotzinapa y a futbolistas del equipo Avispones de Chilpancingo, con un saldo de 8 muertos y 57 estudiantes desaparecidos. Por si fuera poco, el “superpeso” se devaluó en dos días lo de dos años.

Lo acontecido en Iguala fue tan grave que el presidente Peña Nieto se vio obligado a cancelar una gira por el estado de Guerrero, argumentando la inseguridad que priva en el estado. Además de que tronó contra el gobernador del estado, Ángel Aguirre, al señalar que en ese estado existe “debilidad institucional” y que el gobierno del estado debe cumplir con sus deberes. Antes, al inicio de año, se vio obligado a cancelar su gira por Tamaulipas. Mientras en 2013 canceló en tres ocasiones una gira por Michoacán, al tiempo que Oaxaca registra cero visitas en dos años.

El viernes de la semana 39, en la cámara de diputados, el secretario Osorio Chong buscaba convencer que la violencia va a la baja, con cifras y estadísticas duras, reales. Un 34% menos de ejecuciones, una focalización de la violencia en ciertas regiones del país, un mayor número de cabezas de carteles detenidos. Pero el balance de la semana y la cancelación misma de la gira por Guerrero dejan sin efecto la estadística. Tendencias numéricas reblandecidas por la percepción cotidiana de que las cosas no marchan bien, de que la inseguridad no sólo golpea a los ciudadanos de a pie, sino también “a los poderosos”, a los políticos, a los empresarios, a los diputados, a los de arriba.

Esa sensación de vulnerabilidad y fragilidad colectivas se recrudece porque cada día las personas nos enteramos que un familiar, un vecino, un compañero de oficina, de escuela, o en la misma colonia o barrio, fue víctima o testigo de un atraco, una extorsión telefónica, un secuestro o un cobro de impuesto “por trabajar”. La inseguridad parece estar mutando: sí están bajando las ejecuciones en la vía pública, pero también están aumentando las fosas clandestinas y el resto de delitos de alto impacto.

Dos ejemplos. Milenio Tamaulipas, en su portada principal de ayer alertaba: “Reportan extorsión 15 colegios del sur; consejo empresarial de Madero afirma que escuelas adheridas han recibido mínimo una llamada”. Mientras que los comerciantes ambulantes de diversos puntos del Valle de México, asolados por el “cobro de piso” de presuntos integrantes de la familia michoacana o de los zetas, ahora advierten de una nueva amenaza económica: “El SATánico, nos quiere cobrar por trabajar”.

Por si fuera poco, el INEGI dio a conocer los resultados sobre la encuesta en materia de inseguridad del primer año de Enrique Peña Nieto. Los resultados son desoladores. El 93.8 % de los delitos ocurridos durante 2013, no se denunciaron o no se inició una averiguación previa, Guerrero, Veracruz y Oaxaca, son los estados donde menos se denuncia ya sea por pérdida de tiempo o desconfianza con las autoridades. También hubo un aumento en el robo o asalto en la calle, transporte público y la extorsión. Estas cifras fueron dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) como parte de los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2014. De los 33.1 millones de delitos no fueron denunciados 31 millones. Esta encuesta señala que 3 de cada 10 hogares y 22.5 millones de personas de 18 años y más fueron víctimas de algún delito de enero a diciembre de 2013. El delito más común es el robo o asalto, extorsión, robo de vehículo y fraude. Este año la inseguridad en México costó 213.1 mil millones de pesos, lo equivalente al 1.27% del PIB, mientras que el 2012 costó 1.34%. La Envipe estimó que el 58.1% de la población de 18 años en adelante considera como los problemas más importantes la inseguridad y delincuencia, seguido de desempleo con 46.1% y el aumento a los precios con 37.7%.

El gobierno de Salinas tuvo al menos tres semanas negras al final, en 1994 (EZLN, Colosio, Ruiz Massieu). Zedillo la tuvo en la cuarta semana de su gobierno (la megadevaluación del 28 de diciembre). Fox se topó con aquel septiembre de 2001, cuando el ataque a las torres gemelas de NY le echó abajo su propuesta de plan migratorio, y aquella semana cuando el PRI y el PRD en San Lázaro le echaron abajo el IVA “copeteado”. Calderón, por su parte, tuvo varias a lo largo de sexenio, todas marcadas por la desgracia y la inseguridad (Mouriño, Blake, influenza, Casino Royale, tres marías).

La semana 39 saltó como una liebre negra en un verde y apacible campo de golf. Ojalá sea la única y no el anuncio de una conejera.

ricardo_monreal_avila@yahoo.com.mx
Twitter: @ricardomonreala
*Diputado Federal

Regresar